9.10.15

NUEVAS APORTACIONES SOBRE LA CONTRA-PUBLICIDAD

TENSIONES ENTRE PUBLICIDAD 
Y CONTRA-PUBLICIDAD. 

LA FINALIDAD SECRETA DE TODA PUBLICIDAD
ES HACERNOS OBEDECER. Es preciso tener presente que, en un sentido fundamental, el propósito de la invasión de la propaganda corporativa y el marketing sobre la infancia es modelar la mente de las audiencias para que acepten y obedezcan como suyos unos estilos de vida, unos sistemas de creencias y una jerarquía de valores específicos. La propaganda capitalista impone con paciencia, insidiosamente, programa tras programa, anuncio tras anuncio, cartel tras cartel, una cosmovisión de la realidad funcional a los intereses del poder privado.


LA PUBLICIDAD ENMASCARA LAS CONDICIONES
DE PRODUCCIÓN DE LAS MERCANCÍAS. "Alguien, en algún lado, seguramente está sufriendo en nombre de esta felicidad empaquetada, de este hedonismo materialista con el que nos seduce la publicidad." El brillo de las imágenes ideales publicitaria enmascara las condiciones de producción y el ciclo de vida de las mercancías. A través del discurso publicitario, el poder corporativo construye una realidad ilusoria para el consumo de las masas, mostrando los productos LIBRES DE CONFLICTO HUMANO.


TRANSFORMAR Y RESIGNIFICAR
NUESTRO ENTORNO SIMBÓLICO. La contra-publicidad en las calles es una forma de activismo político-artístico-poético-creativo que resignifica nuestro entorno simbólico. El activismo contra-publicitario consiste en acciones de resistencia simbólica frente a los mandatos tóxicos de la publicidad corporativa, promoviendo nuevos espacios para la expresión, la reflexión y la transformación del entorno simbólico.

RECUPERAR EL ESPACIO PÚBLICO
COLONIZADO POR EL PODER CORPORATIVO. La estrategia contra-publicitaria busca recuperar el espacio público colonizado por el marketing corporativo para ponerlo al servicio del interés común, diciendo lo que los anuncios ocultan, desmontando la propaganda corporativa, difundiendo problemáticas sociales, ambientales y humanas.


DISPUTAR LA PRODUCCIÓN
DE SENTIDOS AL PODER. La publicidad corporativa vehiculiza la propaganda capitalista, reproduciéndola ad infinitum hasta transformarla en sentido común para la mente pública, haciendo que esa ideología dominante se transforme en hegemónica. La estrategia contra-publicitaria busca interrumpir, satirizar, subvertir, cuestionar y resignificar los mensajes de la publicidad y la propaganda capitalista.



DEFENDER Y PRESERVAR
NUESTRA MENTE. La contra-publicidad es una estrategia creativa para defender y preservar nuestras propias mentes del sistema de condicionamiento y coacción del marketing corporativo. La estrategia contra-publicitaria busca que pasar frente a un cartel de publicidad no sea un simple acto de asimilación de la propaganda corporativa, sino una oportunidad, única en cada caso, de activar la imaginación, la creatividad y el pensamiento critico. La intervención contra-publicitaria es una intervención sobre la percepción.



CONTRA-PUBLICIDAD SOBRE 
PUBLICIDAD POLÍTICA. La finalidad de las acciones contra-publicitarias dirigidas a la publicidad política es intervenir sobre la imagen distorsionada y falsa que las agencias publicitarias fabrican de los funcionarios públicos para influir sobre la percepción y manipular la decisión de los ciudadanos. Mucha gente quiere responder a ese discurso artificial y vacío de los propagandistas, ofreciendo una respuesta creativa y consciente ante la catarata de mentiras que emanan desde los centros de poder.


LA VIOLENCIA SIMBÓLICA
DE LA PUBLICIDAD CORPORATIVA. Los anuncios publicitarios nos venden una gaseosa, un celular, una afeitadora, etc., sí, pero también promocionan patrones hegemónicos de belleza, falsos ideales de perfección, estereotipos de género, imágenes que cosifican el cuerpo de la mujer y el hombre, convirtiéndolos en una mercancía más para el consumo, o un adorno/accesorio de otras mercancías; promocionan también símbolos de éxito y libertad, y tipos de relaciones humanas basados en el materialismo y el consumo, todo lo cual tiene un efecto mucho más brutal y duradero en la sociedad que el consumo de los productos en cuestión.
Te invitamos a reflexionar sobre la siguiente pregunta: ¿qué te vende realmente la publicidad?

----------------------------------------------------------------------
verdad publicitaria
--------------------------------------------------------------------

LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y 
LIBERTAD DE RECEPCIÓN. La "libertad de expresión" que arguye el poder corporativo para colonizar el espacio vital de las personas, el espacio público, el espacio virtual y el más íntimo, el espacio mental - todos estos, territorios simbólicos de construcción de sentidos-, para ser una libertad legítima, debería ir aparejada del libre ejercicio de la "LIBERTAD DE RECEPCIÓN" por parte del público, esto es, la libertad para pensar diferente, para disentir, para cuestionar y responder a los mensajes del monólogo publicitario con una potencia y alcance semejantes. 
Pero, uno de los problemas al que nos enfrentamos en este caso es que luchamos por la libertad de expresión-recepción en sociedades donde no hay casi margen para la libertad de pensamiento. La propaganda capitalista, propaganda científica, tecnológica, diversificada e integrada, tiene la capacidad para uniformizar el pensamiento de la mente pública produciendo una mentalidad sumisa, acrítica y conformista. Cuando la propaganda capitalista dice que vivimos en una sociedad libre, por supuesto, miente. Nuestra libertad de acción surge de nuestra libertad de pensamiento; si nuestro pensamiento no es libre, nuestra acción tampoco lo es. En este sentido, NUESTRA MENTE NO ES ENTERAMENTE NUESTRA. Vivimos en una sociedad en que la mente pública está condicionada por monstruosos dispositivos de propaganda sofisticada, tecnológica y científica. La publicidad comercial, tomada en conjunto como un entorno informacional que envuelve a las sociedades, conforma un gigantesco sistema de propaganda privado y global del poder corporativo que busca inducir a las masas hacia ciertos comportamientos colectivos a través de técnicas de condicionamiento psicológico y la manipulación de la percepción. 
En este sentido, creemos que es fundamental incorporar el análisis crítico de la publicidad en la educación formal.




MEJOR QUE CONSUMIR PUBLICIDAD
ES INTERVENIRLA. La estrategia contra-publicitaria busca que pasar frente a un cartel de publicidad no sea un simple acto -consciente o inconsciente- de asimilación de la propaganda corporativa, sino una oportunidad, única en cada caso, de hacer un esfuerzo consciente por activar la imaginación, la creatividad y el pensamiento critico.El pensamiento crítico es el arma del activista contra-publicitario y la creatividad, su fuerza.  


OBEDIENCIA, CONSUMO,
INCONSCIENCIA.  La ideología del poder no sólo es impuesta sobre la mente pública a través del marketing corporativo, sino que se transforma en nuestra reacción espontánea a la realidad, nuestra forma de poner significado a las experiencias de nuestra vida.

UNA VERDAD PUBLICITARIA ES
UNA MENTIRA REPETIDA MIL VECES. El imperativo categórico del capitalismo es: reproducir el capital hasta el infinito, maximizar las ganancias sin importar el costo ecológico, social y humano. Producir más y más mercancías, siempre nuevos productos. La contra cara de esto, la cara invisible de esto, el desastre ecológico y la basura. Enormes, descomunales cantidades de basura. Si la gente supiera cuán corrupto, cuán podrido está el corazón de nuestro sistema de producción y consumo, todo colapsaría. El sistema necesita una enorme mentira para mantener el orden del público y su confianza en la industria y el poder corporativo. Para eso ha desarrollado una industria de la mentira: la industria de la publicidad. Por intermedio de la cual construye un relato que encubre las atrocidades del sistema y muestra una realidad ilusoria para el consumo de las masas, donde los productos están LIBRES DE CONFLICTO ecológico, libres de conflicto social, libres de conflicto humano.  A través del discurso publicitario, el poder corporativo programa en la mente pública la naturaleza de esa mentira. Decimos entonces que, una verdad publicitaria es una mentira repetida mil veces. Y estamos llenos (más bien, llenados) de verdades publicitarias. No es difícil recordar algunas rápidamente: Lo light es más sano, tomar una gaseosa nos trae felicidad, la leche es buena y saludable, las mujeres valen por como se ven, etc., etc.
La contra-publicidad es una estrategia de resistencia cultural para correr el velo de esta realidad ilusoria fabricada por industria de la publicidad. A través de la intervención y modificación de publicidades de moda, de alimentos, electrónica, etc., etc, el activismo contra-publicitario se propone instalar una pregunta en la mente pública: ¿qué hay detrás de la realidad ilusoria que nos vende publicidad?

------------------------
"La publicidad es la ciencia de reducir la inteligencia humana
suficiente tiempo como para hacer dinero de ello." 

Stephen B. Leacock, Economista (1869-1944)

-----------------------------------------------------

ANTEOJOS IDEOLOGICOS / DE VISIÓN DIRECTA-CLARA-DESPEJADA
Con estos anteojos ves la dictadura en la democracia.
La ideología es en realidad como anteojos que nublan, distorsionan, 
nuestra visión directa de las cosas tal cual son.
La ideología no sólo es impuesta sobre nosotros, sino que se transforma en
nuestra reacción espontánea a la realidad, nuestra forma de poner
significado a las cosas de la realidad.
Disfrutamos de vivir sumidos en esa ideología, salir de allí duele, 
es una experiencia dolorosa. Estamos desesperadamente dependientes de
esa ideología. Esta verdad es rechazada porque puede tirar abajo
todas tus ilusiones. Debes forzarte a ti mismo a hacerlo. 


---------------------------------------------------------------------------
Compartimos lo que sabemos, con la única condición de que a su vez,
vos lo compartas para el beneficio de otros, haciendo referencia a la fuente.
Idea y Realización
Proyecto Squatters -  Una respuesta creativa al monólogo del poder
Contacto
proyectosquatters@gmail.com

No hay comentarios: